No soy muy de política pero…

Los que me conocéis lo sabéis bien, no soy nada de política. Pero por el mismo motivo que no me interesan otras cosas. Cada uno tiene sus preferencias y aunque en el fondo nunca lo he creído, si se hiciera bien no debería robarnos demasiado tiempo…

El problema era evidente. Nos guste más o menos venimos de sistemas de poder clasista. De césares, terratenientes y mandamases que han ido perdiendo poco a poco su fuerza. Al menos en apariencia, pero eso es otro debate y siendo sinceros algo a mejor si hemos ido. El problema es que tenemos la costumbre de elegir una escala más adecuada a nuestra vida que a la de la humanidad, y en este caso la escala adecuada tiene que ser mayor por injusto que parezca…

El problema es el cambio, ¿cómo se deja de hacer algo mal? Y digo esto porque habrá quien todavía esté viviendo un secuestro emocional que distorsione su realidad hasta tal punto de creerse sus propias mentiras, pero también habrá quién tenga igual de claro que nosotros todo lo que está pasando y solo puedo imaginarme una cosa en su cabeza. ¿Cómo salgo de aquí?

En serio, no es por proteger a nadie ni mucho menos. Por mucha predisposición genética, manipulación cultural o presión social que tengamos que soportar creo que somos dueños de todos y cada uno de nuestros actos, sean o no conscientes. Pero claro, eso si juzgamos desde fuera. Cuando se trata de juzgarse a uno mismo es una putada. Poneros un momento en su papel, y hace falta mucha empatía para eso. ¿Pensaríais en algo que no fuera cómo salgo de aquí?

El camino que todos queremos no vale, nadie en su sano juicio lo elegiría. Si fuera un pequeño error, aunque el castigo fuera duro, podría ser asumible y la moral entraría a jugar en la partida de las decisiones (donde hasta entonces campaba la economía a sus anchas) balanceando el resultado hacía la confesión. Al menos en algunos casos.

Pero claro, en un entramado de delitos y personas relacionadas de la embergadura que tenemos delante nadie se atreve a mover un dedo, y cualquier cosa que haga tambalear su historia tiene que ser negada. Sin embargo esto tiene un nombre bien conocido, victorias pírricas, con la sutil diferencia de que en plural la cosa cambia. Se puede “ganar” una vez aunque los daños sea excesivamente grandes, pero no se puede “ganar” siempre así.

No se cómo sucederá. Quizá será más light de lo que nos gustaría o mucho peor de lo que podemos imaginar. Pero pasará. La situación actual, que hace años podría no solo haber sido controlada sino que ni siquiera habría llegado tan lejos, es a día de hoy insostenible. Imparable. 

Personalmente no me atrevo a mojarme, no tengo criterio y el instinto no me dice nada. Aunque tiende un poco hacía una salida más complicada que sencilla, tampoco me extrañaría en absoluto que tuviéramos que esperar 3 años…

Espero que no.

Anuncios

Acerca de Enadan

http://about.me/enadan
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s