Ya no queda nada

Apenas unas pocas horas y podremos dar por terminado el 2012 y estrenar el 2012+1 (2013 para los no supersticiosos)

No es que no esté de acuerdo con la forma que hemos “elegido” de segmentar el tiempo. Segundos, minutos, horas, días, años y unas cuantas unidades  más tanto por encima como por debajo. Lo que no tengo tan claro es que sea el año la unidad de medida adecuada para ejecutar esa lista de buenos propósitos que muchos solemos hacer por estas fechas. Año nuevo vida nueva, si, pero es demasiado tiempo. 

Hace un año escribía Bye bye 2011… en este mismo lugar, Luanco, en mi querida Asturias. Una humilde reflexión sobre como habían ido las cosas y un deseo a cumplir, “…divertiros, disfrutar de cada segundo que pase y no tiréis nunca la toalla. Lo importante no es lo que consigas sino ser partícipe y culpable de ello. Lo gratis, como su propio nombre indica, no vale nada…”. Prueba superada, sin embargo siendo sincero y echando la vista atrás reconozco que no podía haber imaginado ni la décima parte de todo lo que ha sucedido. 

Un año puede ser increíblemente intenso. Al menos para los “culo inquietos”, los curiosos, los que pensamos que siempre podemos aprender cosas nuevas, estar un poco más en forma, ser un poco más felices, hacer más felices a los demás y ayudar en todo lo que esté en nuestra mano. Y por supuesto, un año da también para muchos obstáculos y este no ha sido menos.

Como decía al principio un año da para mucho, muchísimo, y por eso hoy no pienso hacer ni una reflexión, ni tampoco una lista de deseos. Es tan tradicional, tan limitante, tan a largo plazo que no va conmigo. Al menos no con mi yo actual. La crisis por la que atravesamos estos últimos años ha llegado a su fin para mi, y digo esto porque creo que ya me ha ensañado todo lo que me podía enseñar. Estamos solos y tenemos lo que nos merecemos. Pero no desde un punto de vista lógico, ni justo si entendemos la justicia como la ausencia de putadas “no merecidas” si me permitís la expresión. 

Y mientras me liaba un cigarrillo pensando como explicar esta última afirmación la perra de mis tíos intentaba salir al jardín abriendo la puerta con el hocico. Es una puerta de madera bastante pesada y os aseguro que yo no podría abrirla sin usar las extremidades. O si, quien sabe, nunca lo he intentado. Varios intentos más tarde ha conseguido lo que quería y ha salido al jardín. Gracias, era justo lo que necesitaba. Tenemos tanto que aprender de la naturaleza…

Tenemos que ser más cabezotas cuando se trata de pelear por lo que queremos. ¡Cueste lo que cueste! Las cosas rara vez salen bien a la primera pero eso no puede desanimarnos. No podemos intentarlo una vez y querer que todo sea perfecto, y mucho menos cuando perfecto es algo que al menos para mi solo existe en un mundo onírico. Ni podemos tampoco pretender saber lo que nos gustará, lo que nos hará felices, lo que necesitaremos. No podemos adivinar el futuro y lo que es aún peor, no debemos limitarlo. 

Querido 2013, prepárate porque pienso darte mucha caña. Y sé que no me lo vas a poner fácil, pero no me importa. Ha llegado el momento de sacar la cabeza del agujero colectivo en el que lleva ya demasiado tiempo y empezar a explorar el individual (eso si, siempre desde un punto de vista colaborativo, siempre con el win-win en la cabeza). Lo colectivo no sirve para nada. Es como la diferencia entre trabajar en grupo o en equipo, algo que desde hace ya mucho tiempo tengo muy claro en la parte laboral de mi vida y que no se por qué todavía no había aplicado a lo personal.

Soy feliz, pero no se si por miedo o por costumbre siempre he hecho algunos sacrificios por no hacer daño a los demás, por no perder cosas o incluso relaciones. Se acabó. Llevo unos años coqueteando fuera de la zona de confort pero ha llegado el momento de mudarse y vivir en ella. Los viajes están bien, pero siempre saben a poco. Y aunque suene algo masoca creo que llevo demasiado tiempo sin cometer grandes equivocaciones, sin hacer grandes esfuerzos, sin miedos, sin dolor. Y sin duda eso es síntoma de comodidad, algo que para muchos puede ser un buen final, pero para mi es también síntoma de conformismo, de haber tirado la toalla.

El largo plazo nos obliga a intentar mientras que el corto nos hace actuar, y las cosas no se intentan, se hacen. Recuerdo una conversación hace un par de años con una gran amiga antropóloga en la que hablábamos de que el siglo XXI iba a ser supuestamente el siglo del individualismo y sin embargo no veíamos que estuviera siendo así. A día de hoy no solo empiezo a atisbarlo sino que quiero ser partícipe de ello. Me encanta el trabajo en equipo, colaborar, pero aunque no todo el mundo comparta esta visión el trabajo en equipo empieza con el trabajo personal. Trabajar en equipo no es hacer el mismo trabajo entre todos. Trabajar en equipo es que cada uno haga su parte del trabajo, esa que mejor sabe hacer, y juntar esas pequeñas partes para formar un todo. Un proceso increíble mediante el cual acaban enriqueciéndose todas las partes y con el que siempre se obtienen grandes resultados.   

Decía al principio que hoy no iba a escribir un lista de propósitos para el 2013 pero eso no significa que no tenga una intencionalidad de cara al futuro. Pero no es un objetivo, es un camino. Un camino kaizen o de mejora contínua. No quiero salir a correr 2 días a la semana, quiero estar en forma. No quiero leer dos libros al mes, quiero aprender. No quiero ser “así de feliz” (ya me cuesta hasta plantear cosas concretas) si no un poco más feliz cada día. En definitiva quiero realizarme, sentirme bien, y eso no es un objetivo, es un estado. Y como tal no tiene un principio ni un final…

Hagan sus apuestas señores, no va más. Ha llegado el momento de adueñarnos de nuestras vidas 🙂

Anuncios

Acerca de Enadan

http://about.me/enadan
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s