Just surf…

Hace ya algún tiempo que escribí esto a petición de Fer de Rompiente Norte, y si os soy sincero no tengo muy claro por qué he terminado leyéndolo esta noche. Eso sí, no pondría ni quitaría nada, mucho tiempo después creo que está perfecto como lo escribí en su momento. Gracias por pedirme que lo escribiera 🙂

El link al texto en la web de RN: http://www.rompientenorte.com/contenido/ver_experiencia.php?nid=2

Y copiado aquí abajo para los vagos… 

Just surf…

Todo empezó un verano allá por el 2007. Teníamos muchas ganas de hacer un curso de surf y vimos un anuncio en internet que tenia buena pinta, así que reservamos y empezamos nuestro cambio de vida. No no, nuestro viaje, el cambio de vida empezó un poquito después…

8 de Julio, comienza el viaje. Llegamos a Asturias, nuestra querida tierrina, y tuvimos un grato recibimiento por parte de Fer. Desde el primer dia hubo un feeling especial, feeling que a día de hoy no ha hecho más que crecer y reafirmarse…

Nos asentamos en el Camp y salimos a dar una vuelta por el pueblo. Unas sidrinas, unas risas, una gran cena, unas copitas en el Peñon y… bueno, tampoco hay que contarlo todo, ¿no? Digamos que al final nos fuimos a la cama con una sonrisa igual a la que tienen los niños pequeños la noche de reyes. Teníamos la sensación de que el día siguiente iba a marcar una antes y un después en nuestras vidas… y no nos equivocamos en absoluto.

Lunes, empieza el curso. Trajes, tablas, un bonito y soleado día con olas pequeñitas… Un poquito de calentamiento y estiramientos, algo de teoría en la arena y primer chapuzón. ¡Increible! Salimos del agua, un poco más de teoría y otro baño. Ese primer día ya hubo algún intento de ponerse de pie con relativo exito; estar un segundin ahi arriba vale, ¿no?. En fin, a mi me valió…

Dos horas después estábamos saliendo del agua y tanto por nuestras caras como por nuestros pensamientos y palabras aquello ya no había quien lo parara. Poco a poco fue pasando la semana y cada día teníamos más confianza y buen rollo con los "profes", y poco a poco nos íbamos enganchando un poquito más al surf… Nacho y Pela tuvieron mucho que ver en eso, sois unos cracks!!!

Haré un pequeño resumen de lo que pasó a continuación. Terminamos el curso y nada más volver a Madrid nos pusimos a hacer encaje de bolillos con las vacaciones. Teníamos mucho verano por delante y a todos nos había picado el gusanito del surf… Unas escapadita de 4 días en Agosto y otro Surf Camp en Septiembre y, después de ese último Camp, 3 de los integrantes de la primera incursión surfera nos liamos la manta a la cabeza y nos compramos el traje y la tabla (y eso que vivimos en Madrid). Efectivamente aquello ya no tenía remedio. Varias escapaditas al mediterraneo durante el invierno donde nos dimos algún bañin guapo y donde nos tiramos días enteros moviendonos de una playa a otra esperando a que entrará un mínimo de mar… 

Llegó el año siguiente y más de lo mismo. Otro Surf Camp, escapaditas sueltas, festivales… Ah, si, y el contagio. El grupo pasó de 3 a 5 y no se por qué me parece que todavía no está completo del todo… 

A día de hoy, y aún a riesgo de introducirme de lleno en un estereotipo, puedo decir que el surf ha cambiado mi vida (esto es muy difícil de explicar, pero increíblemente fácil de sentir). Y parte de dicho cambio se lo debo a RN… Thanks again!!!

Se que esto empieza a tener un tamaño considerable pero os prometo que no estoy escribiendo ni la mitad de las cosas que he sentido desde aquel verano del 2007. 

Muchísimos momentos inolvidables… La primera espuma en la que consigues ponerte de pie y te bajas de la tabla cuando ya no tiene fuerza, bajarte tu primera pared limpia… Llegar al pico en un bañin al atardecer y reunirte con tus amigos a esperar la serie en el silencio que hay detrás de las espumas. Mirar a un amigo mientras baja su primera ola y ver su cara de felicidad al darse cuenta de que le estás mirando (mirada que terminó en abrazo inmediatamente despues, y en llamada a Lucas al terminar el baño para contárselo cúal niño pequeño que acaba de descubrir algo que le encanta y quiere compartirlo con todo el mundo). Dias enteros en busca del swell que nunca llega y maretones que no te dejan entrar pero si disfrutar de muy buenas sesiones desde la baranda (Rodiles con Pela, Hugo, Fer, Lucas… ¡Inolvidable!). Baños matutinos con quien antes era tu profesor y ahora es tu amigo (gracias Lucas). Primera sesión en la que no coges un par de olas por "azar", si no que te hinchas a coger olas y a correrlas… Y también frio, y tu primer invento roto con olas de dos metros (momento en el que te planteas si deberías haber entrado o no). Y viajes con la tabla como único acompañante, y algunos de esos viajes ni siquiera te has podido dar un bañin porque o no entraba mar o estaba desfasado). Fotos, videos, revistas, planes de viaje…

Son demasiadas cosas, pero intentaré hacer un pequeño resumen sobre mi punto de vista de todo esto. El surf no es lo que vemos en los videos ni en las películas, es mucho más. Es entender el mar, quererlo y respetarlo. Es sufrir, aunque detras de ese sufrimiento hay una gran recompensa. Es agotarse, incluso a veces hasta el límite. Es calor, frio, soledad y masificación, amistad, emoción, adrenalina, miedo, satisfacción… Aunque creo que lo más importante de todo esto es la autosuperación. He prácticado muchos deportes y el surf es diferente a todos ellos. Nadie puede ayudarte cuando estás en el agua. Eres tú el que rema, el que se come las series, el que hace los patos, el que pasa frio esperando su ola, el que se deja el alma remando para que no se le escape esa última ola, el que se pone de pie, el que se cae, el que surfea. Y no se puede controlar el mar, el pone las reglas. No hay un botón que pare la serie para que puedas llegar al pico sin problemas, ni remontes que te llevan a olas verdes, azules, rojas o negras, ni rampas artificiales, ni porterias, ni arboles pintados que te indican el camino… Estás rodeado de gente pero estás solo, y eso puede sacar lo mejor de ti si sabes enfrentarte a tus miedos. 

No creo que sea algo que le guste a todo el mundo, pero si creo que todo el mundo debería probarlo al menos una vez… Recuerdo la sensación que recorrió mi cuerpo la primera vez que acerté a ponerme en el sitio adecuado para empezar a remar una ola. El mar estaba más o menos liso y a lo lejos se veía una pequeña ondulación aproximandose lentamente. Empecé a remar y poco a poco iba viendo como el mar se hundía delante de mi. Lo que antes era horizonte se había convertido en pared. De repente, en cuestión de segundos, el mar me había regalado una rampa para deslizarme sobre ella. Una rampa que se movía y construía delante de mí, a la par que desaparecía en espumas a mi paso… Una experiencia increible, y sin duda inolvidable.

Y este año repetiremos. Y ya tenemos pensado también hacernos un surfari por Portugal, y bromeamos a menudo con volver a vivir en Asturias… Algún mail de cuando en vez para ver como va todo por alli arriba, algun mensajin, y muchas, muchísmas ganas de volver a vernos todos juntos en la playa y disfrutar de un buen bañin y unas agradables conversaciones pre y post baño…

Rn crew… thanks 4 all! 
Anuncios

Acerca de Enadan

http://about.me/enadan
Esta entrada fue publicada en Desde dentro. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s