Tan solo quiero…

 
un amigo. Alguien en quien confiar. Alguien con quien reir y con quien llorar. Alguien de quien estar orgulloso cuando la vida le sonrie y alguien con quien combatir cuando la cosa se pone fea. Alguien a quien echar de menos…
 
un complice. Un complice visual. Alguien que me entienda cuando sobran las palabras y cuando no se pueden pronunciar. Volver a hablar con la mirada…
 
un testigo. ¿Quién si no iba a confirmarme que todos esos recuerdos son reales? Me encanta. Alguien empieza a contar una historia y de repente empiezas a recordar. No lo habías olvidado, simplemente hacia tiempo que no pensabas en ello. Pero estaba ahí, completo, y ahora puedes volver a verlo.
 
un compañero. Nos espera un largo camino por delante…
 
depertarme y sentirte a mi lado. Oirte respirar. Abrir los ojos terminando asi un bonito sueño y mirar tu carita dormida…
 
despertarte con un beso y ver como luchas por abrir los ojos mientras empiezas a esbozar una sonrisa. Me encantan las sonrisas que aparecen al despertar, cuando el cerebro todavia se está desperezando y no puede hacer nada para evitar que los sentimientos se liberen tal cual, recien saliditos del horno, sin procesar…
 
saber. ¿Se podrá juntar todo esto?
 
 
Anuncios

Acerca de Enadan

http://about.me/enadan
Esta entrada fue publicada en Paranoias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s